Xiaomi lleva algunos años haciendo un trabajo increíble en la gama alta y la gama premium. Sus móviles más caros tienen poco que envidiar a la competencia, y es algo en lo que coincidimos casi cualquier usuario.

Este año la apuesta sube, ya que la firma china nos ha traído un terminal que lo apuesta todo a la fotografía y la colaboración con Leica. Eso sí, el apartado del precio no es precisamente una buena noticia.

Te voy a contar todo lo mejor y lo peor del Xiaomi 13 Pro, para que decidas si es buena compra o no. Si no quieres leer todo el post, te dejo la review en vídeo por aquí👇🏻

DIMENSIONES162,8 x 74,6 x 8,38 mm
229 gramos
HARDWAREQualcomm Snapdragon 8 Gen 2
12GB RAM
256 de almacenamiento
BATERÍA4.820mAh
120W carga rápida
Carga inalámbrica 50W
Carga inalámbrica inversa 10W
CONECTIVIDAD5G
Wi-Fi 6E
Bluetooth 5.3
NFC
Sensor infrarrojos
PANTALLAOLED 6,73 pulgadas
Resolución QHD+ a 3.080 x 1.440
120Hz LTPO
1.900 nits brillo máximo
SOFTWAREAndroid 13 + MIUI 14
AUDIODoble altavoz estéreo + Dolby Athmos
CÁMARAS TRASERASPrincipal: 50 megapíxeles IMX989 1 pulgada

Gran angular: 50 megapíxeles

Zoom 3,2X: 50 megapíxeles

Colaboración con Leica
CÁMARA FRONTAL32 mp
VÍDEOHasta 8K 24fps / 4K 60fps
EXTRASLector de huellas bajo pantalla  
Reconocimiento facial
IP68

DISEÑO: premium y más premium, pero…

No se puede discutir que este Xiaomi 13 Pro es un móvil muy premium, de los mejores del mercado. Tenemos fabricación en metal y cristal, y resulta tremendamente agradable en mano. Los bordes curvados y la ligera curva en pantalla ayudan bastante a la ergonomía.

Eso sí, el enorme protagonismo del gigante módulo de cámaras nos juega una mala pasada en algunas situaciones. Para sostenerlo para jugar, por ejemplo, resulta incómodo porque es difícil colocar la mano en un punto en el que no toquemos ni ensuciemos las cámaras.

Por lo demás, esta trasera es muy bonita, pero un imán para las huellas. Los marcos metálicos se sienten de calidad, así como los botones físicos, que son robustos y con una resistencia fuerte al presionarlos.

En la parte frontal tenemos la pantalla, que ocupa casi todo el frontal, así como el agujero, que alberga el reconocimiento facial. Junto con el lector de huellas, en la pantalla, conseguimos tener unos métodos de seguridad muy rápidos y fiables.

Por último, tenemos añadidos propios de Xiaomi, como el sensor infrarrojos para controlar nuestro televisor u otros aparatos. Todo esto hace que me guste muchísimo el diseño de este Xiaomi 13 Pro, salvo por la pega de la ergonomía en algunas situaciones.

HARDWARE: un rendimiento brutal

No voy a aburrirte en este apartado, porque ya imaginas que con este Snapdragon 8 Gen 2 estamos ante un móvil que vuela en cualquier tarea que le propongamos. Tenemos una potencia fuera de toda duda, a la altura de los mejores.

El Xiaomi 13 Pro es fluido y está bien optimizado (aunque tenemos que hablar del software después). Para tareas exigentes como jugar o editar vídeo en 4K, no parece ni que se inmute en ningún momento.

Y lo mejor es que no he notado un calentamiento fuera de lo normal. Sube la temperatura si le exigimos, pero no es ni mucho menos el drama que vimos con el Xiaomi 12 Pro, por ejemplo.

BATERÍA: muy buena autonomía, pero no excelente

Tener un diseño tan estilizado redunda directamente en la batería, aunque tenemos unos muy buenos 4.820mAh, algo por debajo de otros rivales pero en lo estándar de la gama alta.

El rendimiento de esta batería ha sido bueno, aunque no excelente. Tengo la sensación de que la autonomía sería mejor con una optimización más precisa. Y creo que no es cuestión del procesador, sino del software en general.

Eso sí, en cuestión de carga rápida no tenemos pegas: 120W por cable y 50W de forma inalámbrica. Además, tenemos carga inalámbrica inversa. Una velocidad de carga que nos saca de un apuro, y que supera claramente a rivales duros como el Galaxy S23 Ultra.

PANTALLA: una calidad increíble, un brillo insuperable

Donde claramente no tengo ningún tipo de pegas es en el apartado de la pantalla. Tenemos un panel OLED de 6,73 pulgadas, resolución 2K y 120Hz de tasa de refresco.

Y la calidad me ha encantado. La calibración del color me ha parecido excelente, aunque podemos personalizarlo en ajustes. No tenemos una saturación desmedida, y creo que es perfecta para poder consumir contenido multimedia e incluso editar fotos.

Lo mejor de todo son los asombrosos 1.900 nits de pico máximo de brillo. Esto será en situaciones puntuales, pero nos asegura poder ver esta pantalla en las condiciones más difíciles.

Y en cuanto a la curva, pues lo de siempre. Si no te gusta, querrás otro móvil del mercado. No he tenido mucho problema con los toques accidentales, aunque inevitablemente alguna vez pasa. Debes tenerlo en cuenta, aunque para mí no sea un punto negativo.

AUDIO: Xiaomi no suele fallar aquí

La gama alta de Xiaomi suele hacer muy buen trabajo siempre en el apartado del sonido, y en este caso no es una excepción. Este Xiaomi 13 Pro incluye un doble altavoz estéreo, con Dolby Athmos.

La calidad del sonido es muy buena. Tenemos un volumen bastante alto, no distorsiona al máximo y podemos apreciar bastantes matices en casi todas las frecuencias.

Personalmente me sorprendió más la generación anterior, el Xiaomi 12 Pro, así que el paso no ha sido tan notable. Pero tenemos un audio de muchísima calidad.

SOFTWARE: bien optimizado, pero con una cuenta pendiente

Ya te he hablado muchísimas veces del software de Xiaomi, de sus ventajas y sus inconvenientes. En este caso contamos con Android 13 y MIUI 14, la última versión disponible en este momento.

Lo que es evidente es que esta capa está muy bien optimizada en este teléfono, y no he tenido ningún tipo de problema en el tiempo que lo he usado. Destacar la fluidez e incluso el muy buen uso del motor de vibración en distintos elementos de la interfaz. Motor que por cierto, es de los mejores.

El problema de Xiaomi es el de siempre en estos últimos años: necesita hacer una limpieza de su capa de personalización, eliminando bloatware y simplificando la interfaz. Tengo la sensación de que se han quedado un poco anclados.

Si son capaces de mejorar esto en futuras versiones, será muy difícil sacarle una pega al software de la firma china.

CÁMARAS: Leica tiene mucho que decir

Vamos con posiblemente el apartado más importante de este Xiaomi 13 Pro. Y es que han hecho mucho hincapié en la mejora fotográfica que han hecho, encabezada por la famosa colaboración con Leica ¿Se nota o no?

En primer lugar contamos con tres sensores en la parte trasera: principal de 50 megapixeles, el IMX989 de 1 pulgada. Palabras mayores. El gran angular es también de 50 megapixeles, así como el teleobjetivo 3,2X. Sobre el papel, unas especificaciones de infarto.

En cuanto al sensor principal, el resultado es un escándalo. Destacar que debemos elegir entre dos modos incluidos por Leica: Authentic y Vibrant. Te recomiendo personalmente utilizar el Vibrant, ya que irónicamente consigue, en mi opinión, una interpretación del color más correcta. El modo Authentic apaga demasiado las fotos, y tenemos un poco de inconsistencia.

Quitando esto, la interpretación del color es asombrosa, de lo mejor que he visto en el mercado. Todos los colores son muy realistas, incluyendo el balance de blancos de noche, donde muchos suelen flaquear. El resto de apartados también cumplen: buen HDR, buen nivel de detalle… No creo que sea la mejor cámara, pero dudo que alguien esté defraudado.

En cuanto al gran angular, no es el mejor ni mucho menos. Con buenas condiciones tenemos buenas fotos, aunque con menos detalle que el sensor principal. La distorsión de las esquinas es leve, pero se acentúa cuando baja la luz, así como la pérdida de detalle y HDR.

En cuanto al teleobjetivo, no es tan increíble como el del Samsung Galaxy S23 Ultra, por ejemplo, pero tenemos muy buen resultado. El nivel de detalle es alto, así como el HDR y la interpretación del color. Queda por debajo del sensor principal, pero se disfruta mucho usándolo.

MODO RETRATO: un paso más allá de la competencia

He querido dedicar un apartado destacado al modo retrato, ya que Xiaomi, en colaboración con Leica, ha incluido varias formas de hacer retratos en este Xiaomi 13 Pro. Y el resultado no está nada mal.

Tenemos los siguientes modos:

  • Blanco y negro 35mm
  • Bokeh con remolino 50mm
  • Retrato 75mm
  • Enfoque suave 90mm

Sinceramente no me ha parecido tan espectacular como he leído en otras reviews, pero el resultado no está nada mal, especialmente el blanco y negro y el retrato 75mm. Creo que si afinan un poco el software, pueden tener el modo retrato con el mejor look del mercado.

VÍDEO: nivel muy alto, sin ser el mejor

Este Xiaomi 13 Pro es capaz de grabar en 8K 24fps, pero yo me quedo siempre con 4K 60fps, donde realmente hace muy buen trabajo. Tenemos un vídeo de muchísima calidad. Nuevamente la interpretación del color es sublime, como en las fotos.

La estabilización es también muy buena, así como el desenfoque natural del fondo cuando nos grabamos a nosotros mismos, algo generado por el gran tamaño de este sensor principal.

No creo que sea el mejor vídeo del mercado, pero está sin duda entre los mejores, y apetece muchísimo grabar con este Xiaomi 13 Pro.

SELFIE: un paso por detrás de otros

Para el selfie de este Xiaomi 13 Pro tenemos un sensor de 32 megapixeles, cuyo resultado fotográfico está bien, pero no sorprende ni va a ganar a otros rivales directos del mercado.

Lo que sí me llama la atención y me parece muy negativo es la ausencia de grabación 4K para esta cámara delantera. Pero es aún más sangrante poder grabar solo a 1080 30fps, algo que ya hacen móviles de 200 euros.

Sinceramente, por este precio tan alto, grabar en 4K 60fps es indispensable hoy en día, sobre todo viendo el trabajo tan excelente que hacen otros fabricantes como Samsung o Apple.

CONCLUSIONES: muy caro, muy bueno pero no perfecto

Este Xiami 13 Pro me ha gustado mucho, pero tiene factores a tener en cuenta que deberían mejorar. Y más si prestamos atención al precio: 1.399€.

Para mí, este año Xiaomi se ha subido muchísimo a la nube con el apartado económico, ya que lo pone a la altura de los móviles más caros, teniendo algunas ausencias tales como un software mejorable y una cámara selfie que no graba en 4K.

Quitando esto, el Xiami 13 Pro es un teléfono sensacional, que realmente apetece usar y que no defraudará a la mayoría. Veremos si en el futuro arreglan esas 2-3 cosas que necesitan para estar entre los mejores del mercado.

Móviles Xiaomi MÁS VENDIDOS en Amazon

7 comentarios en “Xiaomi 13 Pro: quiere ser el mejor en fotografía”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *