No sé si los teléfonos plegables serán el futuro o no, pero lo que está claro es que tener uno de ellos en tu día a día es algo diferencial y que merece un artículo como este.

El Samsung Galaxy Z Fold 4 por fin ha caído en mis manos y voy a contarte lo mejor y lo peor del móvil plegable más famoso. Un producto con muchas bondades, pero también algunos inconvenientes.

Te contaré mi experiencia real y te daré mi opinión honesta. Aunque si no quieres leer todo este rollo post, por aquí te dejo la review en vídeo😉👇🏻

Especificaciones Samsung Galaxy Z Fold 4

DIMENSIONESPlegado: 67,1 x 155,1 x 15,8 mm
Desplegado: 130,1 x 155,1 x 6,3 mm
263 gramos
HARDWAREQualcomm Snapdragon 8+ Gen 1

12GB RAM + 256 GB
12GB RAM+ 512 GB
12GB RAM + 1 TB
BATERÍA4.400mAh
Carga rápida de 25W
Carga inalámbrica
Carga inalámbrica inversa
CONECTIVIDAD5G  
LTE
Wi-Fi 6E
Bluetooth v5.2
NFC
PANTALLASEXTERNA: HD+ de 6,2 pulgadas
Pantalla Dynamic AMOLED 2X (2316 × 904, 23.1:9)

INTERNA: QXGA+ de 7,6 pulgadas
Dynamic AMOLED 2X Infinity Flex 
(2176 × 1812, 21.6:18)
Tasa de refresco adaptativa de 120 Hz (1∼120 Hz)
SOFTWAREAndroid 13 + One UI 5.1
AUDIODoble altavoz estéreo + Dolby Athmos
CÁMARAS TRASERAS50 MP f/2.2
12 MP f/2.2 (UGA)
10 MP f/2.4 teleobjetivo 3X
CÁMARA FRONTALINTERNA: 4MP
EXTERNA: 10MP
VÍDEO4K 60fps
EXTRASSensor de huellas en el lateral
Reconocimiento facial
Certificación IPX8
Colores: verde, negro y beige

DISEÑO: un plegable, con sus bondades y sus pegas

Vale, ya conoces todas las especificaciones técnicas, los números como tal. Pero es el momento de empezar a contarte mi experiencia con este Samsung Galaxy Z Fold 4 (desde ahora, Fold 4 a secas).

El diseño y el factor de forma salta a la vista nada más tenerlo en la mano. Es un móvil bastante grueso (15mm plegado) y bastante pesado (263g). De momento, hay que aceptar que un plegable hace sacrificios en el diseño, y eso es así.

Por suerte, aunque resulta algo pesado en mano y en el bolsillo, a la hora de utilizarlo no resulta imposible, ya que el formato extremadamente panorámico de la pantalla externa lo convierte en un móvil bastante cómodo, paradójicamente. Podemos casi usarlo con una sola mano, lo cual es de agradecer.

En cuanto al mecanismo de plegado, no tengo ninguna queja. Se siente de mucha calidad, y en ningún momento parece frágil. La bisagra es muy robusta y permite plegar el móvil en casi cualquier ángulo. La única pega es el hueco que queda cuando el Fold está plegado, lo que podría facilitar que entre suciedad en el interior de la pantalla interna cuando está en el bolsillo.

Por otro lado, contamos con un lector de huellas en el lateral, que funciona genial, y reconocimiento facial tanto en la cámara selfie externa como interna, cuyo funcionamiento es también perfecto, aunque algo lento a veces.

En resumen, no es un plegable que vaya a ganar el premio al diseño más fino y ligero, pero está muy bien fabricado y todo funciona a la perfección.

HARDWARE: lo más potente en un plegable

Estamos ante un móvil bastante caro, y se nota por ejemplo en el apartado del hardware, al que no le dedicaré mucho tiempo, ya que no contamos con nada que lo diferencie de otros gama alta.

Samsung ha incluido el Snapdragon 8+ Gen 1, un procesador que nos asegura potencia y eficiencia energética. Y el resumen es que este móvil vuela, tanto en tareas del día a día como en juegos o edición de vídeo.

Además, contamos con toda la conectividad posible, algo ya común cuando hablamos de Samsung. Tener un plegable no implica renunciar a características de gama alta, como acabamos de comprobar

BATERÍA: un punto delicado en este plegable

Por el propio factor de forma, un móvil plegable implica algunos sacrificios, y la autonomía suele ser uno de ellos. En este caso tenemos una batería de 4.400mAh, una cifra que no está mal, pero que nos va a dar una autonomía u otra, dependiendo del uso del terminal.

Y es que todo está supeditado al uso que le demos a la pantalla interna, que es la que lógicamente más consume. Si la mayor parte del día usamos solo la pantalla exterior, he podido comprobar que ganamos bastante autonomía, y es algo lógico.

En cambio, los días que he usado bastante la pantalla interna para jugar, ver vídeos o cualquier otra tarea, la batería ha bajado de forma bastante más pronunciada, y a media tarde he tenido que pasar por el cargado.

Pero aquí viene el verdadero drama: los lamentables 25W de carga «rápida» de este Galaxy Z Fold 4. Tendremos que espera algo más de una hora para cargar este plegable al completo, algo que no puedo aceptar en un dispositivo tan caro.

Samsung argumenta que esto es para conservar la vida útil de la batería, pero deberían haber incluido, al menos, esos 45W que ya tienen otros dispositivos de la marca. Espero sinceramente que lo mejoren en el Fold 5.

SOFTWARE: buenas funciones para aprovechar este formato

Samsung lo está haciendo increíble en el apartado del software. Han pasado de tener una capa de personalización con bastantes fallos a ser uno de los referentes en cuanto a ecosistema y actualizaciones en Android.

En este caso contamos con Android 13 y One UI 5.1, recién actualizado cuando he probado este Fold 4. Todos los detalles de esta versión de One UI los tienes en este post de aquí.

Pero centrándonos en este Fold 4, Samsung ha incluido algunas funciones que sacan partido a esta enorme pantalla y a este formato tan particular. Y es algo que ciertamente aporta utilidad, funcionalidad y productividad.

Lo primero es que, evidentemente, podemos sacarle mucho partido a la multitarea en una pantalla tan grande. Samsung nos permite poner hasta 3 aplicaciones en pantalla dividida, pero también podemos usar ventanas flotantes. Es muy útil para hacer 2-3 tareas a la vez sin problemas.

Por otro lado, me ha gustado mucho la barra inferior que tenemos para acceder a las aplicaciones. Es algo propio de Android, no de Samsung, pero la implementación es perfecta. Cuando estamos en una app, podemos ver esta barra inferior donde aparecen las apps más usadas, pero también podemos acceder a todas las que tenemos instaladas.

Y también quiero hablarte de llamado modo Flex, que no es otra cosa que partir la pantalla en dos cuando plegamos el móvil un poco. Por ejemplo, podemos tener un vídeo de YouTube arriba y los comentarios abajo. El móvil detecta que plegamos la pantalla y activa este modo.

También me ha resultado muy útil en el caso de la app de cámara, ya que podemos tener la galería en una mitad de la pantalla y hacer fotos con la otra mitad. Las posibilidades de este modo Flex son infinitas, y espero que llegue a más apps compatibles.

AUTOPUBLICIDAD: si quieres conseguir mis fondos de pantalla, aquí te dejo el enlace para que les eches un vistazo 😜

SONIDO: un lujo para el consumo multimedia

Ya te he comentado que este Fold 4 es grueso, pero eso tiene también sus puntos positivos, y lo podemos ver en el apartado del sonido. Samsung ha incluido un doble altavoz con Dolby Athmos en este plegable, y la verdad es que me ha encantado el resultado.

Tenemos un sonido muy rotundo, bastante lleno de matices y con unos graves sorprendentes. Esto lo convierte en un muy buen móvil para consumir contenido, como después veremos también con las pantallas.

CÁMARAS: versatilidad máxima, pero esperamos más

Este apartado fotográfico del Galaxy Z Fold 4 me ha costado trabajo valorarlo justamente. Y es que entiendo que, al ser un formato plegable, quizás no podemos esperar tener las mejores cámaras del mercado, ya que dispararía aún más su precio.

En este Fold 4 tenemos tres cámaras en la parte trasera, y son las mismas que las del Samsung Galaxy S22+. En concreto, contamos con un sensor principal de 50mp, un gran angular de 12mp y un teleobjetivo 3X de 10mp.

Con el sensor principal el resultado me ha gustado mucho, aunque no es ni mucho menos el mejor del mercado. Sin embargo, tenemos fotos muy vistosas en condiciones de buena luz. Colores vibrantes (quizás demasiado), buen HDR, buen contraste y buen nivel de detalle.

De noche y en interiores el resultado también es bastante bueno, aunque sufre algo más. Creo que es la típica cámara que no defraudará a nadie, pero que tampoco va a ganar ningún premio como mejor fotografía.

En cuanto al gran angular, aquí sí que le tenemos que exigir más, sobre todo por el precio de este dispositivo. De día tenemos unas fotografías correctas, pero de noche ya sufre bastante más, ya que aparece el ruido y vemos un descenso claro del nivel de detalle. Es claramente el peor sensor de los tres.

El zoom, sin embargo, me ha gustado bastante más. Es un teleobjetivo 3X, lo que nos permite sacar fotos muy interesantes, sobre todo de arquitectura y en modo retrato (que es muy bueno, por cierto). Con buenas condiciones de luz tenemos fotos de bastante calidad. De noche ya baja bastante el nivel, pero podemos aprovechar algunas fotos.

SELFIE: dos cámaras, pero una es testimonial

Para el apartado del selfie contamos con dos cámaras en este Fold 4. La primera es de 4mp y se encuentra bajo la pantalla interna, totalmente oculta. Es una cámara con una calidad directamente mala, y que solo usaremos en alguna videollamada puntual.

La segunda cámara sí que me ha gustado, y es la que tenemos en la pantalla externa. Tiene 10mp y el resultado me ha gustado mucho. Sin embargo, me ha dejado más sorprendido el hecho de tener una grabación de vídeo muy buena. Podemos grabar en 4K 60fps y el resultado me ha encantado, así como la estabilización.

Eso sí, lo ideal en este plegable es aprovechar el formato para hacernos selfies con las cámaras traseras, ya que podemos visualizar el contenido en la pantalla externa. Es sin duda uno de esos usos realmente útiles de los móviles plegables, y además está muy bien ejecutado por parte de Samsung.

VÍDEO: Samsung nunca defrauda

Para el apartado del vídeo con las cámaras traseras tenemos hasta 8K 24fps, aunque te recomiendo grabar en 4K 60fps para sacar todo el potencial tanto en calidad como en estabilización.

El resultado me ha gustado mucho, y está en la línea de lo que viene haciendo Samsung todos estos años. Buena calidad, buena estabilización y buen nivel de detalle. No es el mejor, ni mucho menos, pero me ha gustado.

El único punto negativo remarcable es no poder grabar en 4K 60fps con el gran angular, así que nos tendremos que conformar con 30fps.

PANTALLAS: el punto más importante de este Fold 4

Por fin hemos llegado al apartado más importante y destacable cuando hablamos de un móvil plegable: sus dos pantallas. Y es que es el motivo principal y único para querer comprar un dispositivo de estas características.

En este caso tenemos dos pantallas que me han encantado: la externa es un panel de 6,2 pulgadas, HD+, AMOLED y 120Hz. Todo ello con un formato ultrapanorámico de 23,1:9. La calidad del panel me ha gustado mucho, y perfectamente puedes pasar el día completo usando solamente esta pantalla. Eso sí, no es la mejor para consumo multimedia, ya que si queremos ver vídeos en pantalla completa, el crop que hace es bastante acusado.

Pero la protagonista es la pantalla interna plegable: tenemos 7,6 pulgadas AMOLED 120Hz y una resolución de 2176 × 1812. Todo ello en un curioso formato de 21,6:18, una relación de aspecto más cuadrada que tiene sus bondades.

Antes de hablar de la calidad en sí, debo detenerme en el pliegue de la pantalla. Y es que sí, se nota de forma evidente, pero no es nada molesto. Podemos sentir este pliegue al pasar el dedo, y podemos verlo claramente si tenemos un fondo claro e inclinamos un poco el terminal. En el resto de situaciones se me ha hecho completamente invisible, como pasó con el notch del MacBook Pro con el M1 Pro.

Pero la calidad de esta pantalla está fuera de toda duda. Es un placer jugar o consumir contenido en un panel tan grande y que se ve tan bien. Es ideal cuando queremos ver vídeos, series o jugar a nuestros videojuegos favoritos. Además tenemos buen brillo y unos ángulos de visión perfectos.

Eso sí, esta pantalla está más enfocada a la productividad, debido a su relación de aspecto. Para trabajar en multiventana es perfecta, pero para ver un vídeo en pantalla completa también debemos hacer crop y sacrificar algo de información. Entiendo que Samsung ha querido buscar un equilibrio, y sinceramente no me parece mal esta decisión.

CONCLUSIÓN: ¿merece la pena comprar un móvil plegable?

Esta es una pregunta difícil de responder, pero te contaré mi opinión basada en haber probado este Fold 4 durante un tiempo razonable. Aunque antes debes saber que el precio de partida se sitúa en los 1.800€, aunque ya es fácil encontrarlo por bastante menos.

Siendo sincero totalmente, a día de hoy no volvería a un móvil tradicional, a pesar de tener que hacer sacrificios como el peso, el grosor y la autonomía. Tener una pantalla grande y plegable me ha aportado muchos beneficios, al menos en mi uso del día a día.

Sin embargo, debes saber si realmente necesitas un móvil de estas características o si por el contrario no le ves sentido ni usabilidad a la pantalla grande. Si esto es así, mejor ahorra dinero y busca un móvil tradicional que se adapte a tus necesidades.

De todos modos, pese a no ser perfecto, este Galaxy Z Fold 4 será una compra totalmente acertada si te apetece probar un plegable ¿Qué tal será la durabilidad en el tiempo? Quizás te lo cuente en otro momento 😉

Te interesa: móviles Samsung MÁS VENDIDOS en AMAZON

3 comentarios en “Vivir con un MÓVIL PLEGABLE: Galaxy Z Fold 4, análisis y opinión”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *