De los distintos tipos de plegables que tenemos en el mercado, los «tipo concha» son posiblemente los que más llaman la atención a muchos usuarios, ya que resultan bastante curiosos, cómodos e incluso son un complemento más de lifestyle.

Samsung esto lo sabe, y en su Galaxy Z Flip4 ha refinado muchos de los apartados que no estaban del todo bien en generaciones anteriores. Es un plegable que va a tener rivales duros, pero que en general tiene mucho que decir.

Te voy a contar lo mejor y lo peor de un móvil que, sin duda, llama la atención. Si no quieres leer todo el post, por aquí tienes la review en vídeo 👇🏻

DIMENSIONESPlegado: 72,2 x 86,4 x 17,1 mm
Desplegado: 72,2 x 166 x 6,9 mm
183 gramos
HARDWAREQualcomm Snapdragon 8+ Gen 1
8GB RAM
128/256/512GB almacenamiento UFS 3.1
BATERÍA3.700mAh
Carga 25W
Carga inalámbrica
Carga inalámbrica inversa
CONECTIVIDAD5G  
LTE
Wi-Fi
Bluetooth 5.2
NFC
PANTALLASEXTERNA: 1,9 pulgadas Super AMOLED (260×512)
INTERNA: 6,7 pulgadas Dynamic AMOLED 2X Infinity Flex, Full HD+, 120Hz, 22:9
SOFTWAREAndroid 13 + One UI 5.1
AUDIODoble altavoz estéreo + Dolby Athmos
CÁMARAS TRASERASPrincipal 12mp
Gran angular 12mp
CÁMARA FRONTAL10mp
VÍDEO4K 60fps
EXTRASSensor de huellas en el lateral
Reconocimiento facial
Certificación IPX8
Colores: negro, dorado, rosa y azul

DISEÑO: no puedes parar de mirarlo

El diseño de este Galaxy Z Flip4 me ha encantado, si bien tiene algunos inconvenientes. De todos modos, no se puede negar que es bonito y sofisticado, especialmente con este color lavanda que le sienta genial.

Llama la atención más que el propio Galaxy Z Fold4, ya que cuando está plegado es bastante pequeño. Es increíble sacar este móvil en un bar o en una cafetería y ver cómo atrae las miradas. A mucha gente le sigue pareciendo imposible que esto se pueda plegar tan fácilmente.

Quitando este diseño tan llamativo, hay algunos puntos a mejorar y otros que son perfectos. Para empezar, es un móvil bastante grueso cuando está plegado (unos 17,1mm), pero el hecho de que sea pequeño consigue que no moleste en el bolsillo.

Lo que menos me ha gustado ha sido, sin duda, es el hueco que queda cuando está plegado, haciendo que entre polvo y suciedad fácilmente cuando está en el bolsillo. Te recomiendo vigilar con atención este apartado, ya que la pantalla interna es más delicada.

Quitando esto, el resto me ha parecido fantástico. Tenemos la botonera a la derecha. El botón de encendido es también un lector de huellas que funciona bien. Los controles de volumen se sienten de calidad, pero importante: invierten su comportamiento cuando el móvil está plegado o desplegado (el botón de bajar volumen pasa a subirlo, y viceversa).

Aparte del propio lector de huellas, tenemos reconocimiento facial gracias a la cámara delantera, aunque debo decir que no es tan rápido ni preciso como en otros terminales. Y en este móvil tiene sentido un reconocimiento facial, ya que la cámara apunta directamente a nosotros cuando abrimos el teléfono.

Y en la trasera tenemos evidentemente las dos cámaras (después hablamos de ello), y la famosa pantalla externa, bastante pequeña. Eso sí, la integración con la franja negra es perfecta, y de hecho a primera vista, si no lo sabes, no notas que hay una pantalla. Después hablaremos sobre los usos de este panel.

HARDWARE: todo un gama alta

Después de la parrafada sobre el diseño, que era necesaria, toca hablar de las especificaciones. Este tipo de plegables quizás no vaya dirigido a usuarios muy exigentes en cuanto a potencia, pero aún así vamos bien servidos.

Tenemos el Snapdragon 8+ Gen 1 como procesador, acompañado de 8GB de RAM y distintas versiones del almacenamiento. Y el comportamiento ha sido genial, tal como se espera de un teléfono así.

Aunque no vaya enfocado a ello, este Flip4 está genial para todo tipo de tareas, incluyendo juegos con mucha demanda gráfica y edición de vídeo. La fluidez está fuera de toda duda, y acompaña al apartado premium del diseño.

BATERÍA: el gran sacrificio de estos plegables

Esto posiblemente ya lo sabías: la batería en los móviles plegables de este tipo son, normalmente, inferiores a los teléfonos convencionales, ya que hay un sacrificio debido al diseño.

En este caso contamos con una batería de 3.700mAh, una cifra bastante por debajo de lo que solemos ver en Android. Y el caso es que la autonomía no me ha parecido dramática, pero es un terminal que no está pensado para usuarios intensivos. Si eres de esos, a media tarde tendrás que pasar por el cargador.

De todos modos, he notado que este Flip4 gestiona muy bien la autonomía, pero esta capacidad da para lo que te he comentado. Lo peor es que la carga «rápida» de solo 25W no nos salva la vida si queremos un extra de batería en pocos minutos.

Veremos si en próximas generaciones se mejora el apartado de la autonomía, como ya están haciendo otros rivales.

PANTALLAS: este plegable busca otra cosa

Hay algo a tener en cuenta cuando analizamos un móvil plegable. Si es tipo libro, como el Galaxy Z Fold4, el formato va a aportar utilidad de cara tener una pantalla más grande para trabajar o para consumir contenido multimedia.

Sin embargo, en los plegables tipo concha buscamos comodidad y un móvil más compacto cuando está plegado. Siempre vamos a tener que desplegarlo para poder usarlo de forma normal.

En este caso, el Flip4 cuenta con dos pantallas: una interna y otra externa. La primera es bastante tradicional, salvo el formato ultrapanorámico, que es 22:9. Por lo demás, es una muy buena pantalla y tiene todo lo que esperamos de un plegable así.

Pero la pantalla externa tiene sus limitaciones, y hay que conocerlas. Para empezar, es de solo 1,9 pulgadas, y no se puede usar como un móvil tradicional. Únicamente podremos visualizar notificaciones, widgets y accesos directos para el Wi-Fi, volumen, linterna, etc… También podemos personalizar esta pantalla con distintos relojes y estilos.

Esto quiere decir que para usar este Flip4, siempre tendremos que abrirlo, salvo que solo queramos consultar una notificación o echar un vistazo a los widgets. Tiene sentido, pero espero que Samsung incluya más usos en esta pantalla secundaria, que puede llegar a ser realmente útil.

AUDIO: el tamaño no ha sido un problema

Viendo este factor de forma que tiene el Flip4, esperaba una calidad de audio bastante normalita, pero me ha sorprendido. Tenemos un doble altavoz que se comporta realmente bien.

El volumen es bastante alto y la calidad me ha gustado mucho, si bien no es comparable al Galaxy Z Fold4 por ejemplo. Pero para el cuerpo de este móvil plegable, han conseguido una calidad de sonido bastante decente.

SOFTWARE: algunos añadidos para el formato plegable

En el momento de analizar este Flip4, ya ha recibido la actualización a Android 13 y OneUI 5.1. Esto quiere decir que tenemos funciones muy interesantes, como ya te conté en este post.

La verdad es que el software de Samsung ha evolucionado de forma espectacular, y hoy en día es una experiencia muy positiva. Aparte de ser fluido y funcional, tenemos todo un ecosistema que podemos aprovechar.

Pero centrándonos en este Flip4, tenemos pocos añadidos para aprovechar el formato plegable. Y tiene sentido, ya que no contamos con una pantalla tan grande como en el caso del Fold4.

Normalmente, lo que más vamos a usar es el formato de pantalla partida cuando lo plegamos un poco. Por ejemplo, ver un vídeo de YouTube en la parte superior y leer los comentarios en la inferior. Lo bueno es que podemos forzar este modo Flex en todas las apps, para decidir si le encontramos utilidad o no.

Evidentemente, lo que más me ha gustado ha sido la opción de usar la pantalla secundaria como visor para hacernos fotos con las cámaras traseras. Está bien implementado y funciona perfectamente, pudiendo cambiar entre cámaras y modos en dicha pantalla.

CÁMARAS: cumplen, pero no son sobresalientes

Ya te he contado el enfoque lifestyle que tienen este tipo de plegables, y en el apartado de las cámaras esto se nota claramente. No esperes tener un comportamiento similar a los mejores Samsung, ni incluso a su hermano, el Galaxy Z Fold4.

Para la parte trasera tenemos dos sensores de 12 megapíxeles: el principal y el gran angular. Aquí no tenemos ni teleobjetivo ni ningún otro tipo de sensor.

Y el resumen fotográfico es bastante sencillo. En condiciones de buena luz, el sensor principal saca fotos de bastante calidad, aunque lejos de los mejores del mercado. Me ha gustado el HDR, la interpretación de color y el look general de la foto.

De noche, la calidad desciende, pero tenemos fotos correctas. No he apreciado demasiado ruido, aunque el balance de blancos podría ser un poco mejor. De todos modos, creo que suficiente para un usuario medio.

El gran angular, evidentemente, baja su nivel respecto al sensor principal. Con buenas condiciones de luz podemos llegar a sacar fotos bastante aprovechables. De noche, la distorsión de las esquinas es evidente, así como la pérdida de detalle en general.

SELFIE: muy buen trabajo de Samsung

Las cámaras delanteras de Samsung suelen gustarme mucho, y en este Flip4 no ha sido una excepción. Tenemos un sensor de 10 megapíxeles que nos da un resultado bastante positivo. Quizás un poco por debajo del Fold4, pero en general me ha gustado.

Lo mejor es que podemos grabar hasta en 4K 60fps con esta cámara, algo ideal si queremos usarla mucho para redes sociales y demás.

Eso sí, yo personalmente te recomiendo que uses la pantalla externa para hacerte un selfie con las cámaras traseras. La calidad es bastante mejor, así como el vídeo, y de paso aprovechas la versatilidad de un plegable.

VÍDEO: muy bien, pero no excelente

Samsung también suele acertar en la grabación de vídeo con sus terminales. El Galaxy Z Flip4 es capaz de grabar hasta en 4K 60fps, por lo que no tenemos 8K como en el Fold4.

La calidad me ha gustado bastante, así como la estabilización. Tenemos una interpretación del color bastante acertada y no he notado un exceso de procesamiento. De todos modos, tengo la sensación de que queda por debajo de otros gama alta de Samsung.

CONCLUSIÓN: ¿es una compra inteligente?

Ya has visto lo mejor y lo peor de este Samsung Galaxy Z Flip4, pero ahora te voy a decir si realmente es una compra recomendable. El precio de partida es de 1099€, aunque lo normal es encontrarlo más barato. Te dejaré el link de compra por aquí👇🏻

Tienes que saber muy bien qué tipo de producto es este Flip4. Estamos ante un plegable que nos aporta un apartado estético increíble, y que resulta muy cómodo por el hecho de poder plegarse de esta forma.

Si necesitas un plegable de este tipo y quieres un móvil diferente, es una compra increíble. Pero debes saber que sacrificarás algunos apartados como la autonomía.

Móviles Samsung MÁS VENDIDOS

Un comentario sobre “Samsung Galaxy Z Flip4: atractivo pero, ¿recomendable?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *