Samsung ha acertado bastante este año con su familia Galaxy S23, y esto ya te lo conté en el análisis del S23 Ultra, así como en el S23 Plus. Dos móviles que me encantaron, aunque no son perfectos.

Ahora le toca el turno al Galaxy S23, el pequeño y más «barato» de la familia, que busca hacerse un hueco entre esos usuarios que buscan un gama alta compacto, sin renunciar a nada.

Te voy a contar lo mejor y lo peor de este Galaxy S23, aunque si no quieres leer todo el post puedes echarle un vistazo a la review en vídeo👇🏻

Especificaciones Samsung Galaxy S23

DIMENSIONES146,3 x 70,9 x 7,6 mm
168 gramos
HARDWAREQualcomm Snapdragon 8 Gen 2 for Galaxy
8GB RAM
128/256GB de almacenamiento
BATERÍA3.900mAh
25W carga rápida
Carga inalámbrica 15W
Carga inalámbrica inversa 4,5W
CONECTIVIDAD5G
Wi-Fi 6 (802.11ax)
Bluetooth 5.3
NFC
PANTALLA6,1 pulgadas Dynamic AMOLED
Resolución FHD+
Refresco adaptativo de 48 a 120Hz
1.750 nits brillo máximo
SOFTWAREAndroid 13 + OneUI 5.1
AUDIODoble altavoz estéreo + Dolby Athmos
CÁMARAS TRASERASPrincipal: 50 megapíxeles
Gran angular: 12 megapíxeles
Zoom 3X: 10 megapíxeles
CÁMARA FRONTAL12 mp
VÍDEOHasta 8K 30fps / 4K 60fps
EXTRASLector de huellas bajo pantalla  
Reconocimiento facial
Resistencia IP68

DISEÑO: compacto, ligero y muy premium

Para ser premium no es necesario tener un tamaño exagerado. Es lo que Samsung ha querido demostrar con este Galaxy S23. Y es que les ha quedado un móvil excelente para los que busquéis un tamaño compacto y bastante cómodo en mano.

Su peso de únicamente 168g lo hace increíble para quienes aprecian la ligereza. De hecho, se lo he dejado a mi novia unos días para que lo lleve como móvil personal, y está realmente encantada con lo cómodo que resulta llevarlo.

Pero aparte del tamaño y la ligereza, tenemos muy buenos materiales de construcción, y es uno de esos móviles que apetece tocar y apreciar la calidad de construcción.

Por lo demás, tenemos un diseño muy similar al S23 Plus, con esta disposición vertical de las cámaras traseras, el acabado mate trasero y unos marcos de pantalla muy bien aprovechados.

También contamos, evidentemente, con agujero en pantalla con reconocimiento facial, así como lector de huellas bajo pantalla. Ambos métodos funcionan bastante bien, aunque siguen sin ser los mejores en el mercado.

No será quizás el terminal que más te enamore a primera vista, pues no hace gala de ningún elemento especial en el diseño, pero te va a conquistar por su tamaño, ligereza y calidad de fabricación.

HARDWARE: más pequeño ni significa menos potente

En muchas ocasiones estamos acostumbrados a que tener un móvil compacto significa perder potencia, pero en este caso no es así. Contamos nuevamente con el Snapdragon 8 Gen 2 for Galaxy, así como distintas versiones de almacenamiento.

Todo esto da un resultado muy bueno en lo que a rendimiento se refiere. Desde aplicaciones y tareas del día a día, hasta juegos en máxima calidad y edición de vídeo, este Galaxy S23 se mueve a la perfección y no nos da ningún problema.

El tema del calentamiento tampoco es un problema, y esto demuestra que estamos ante un procesador muy solvente y eficiente.

BATERÍA: esperaba un drama, pero…

En el apartado de la autonomía no podemos esperar algo tan increíble como en el S23 Ultra o el S23 Plus. En este caso nos quedamos en 3.900mAh, que nos otorgan una duración de batería correcta, sin muchos alardes.

Para un usuario exigente, esto puede ser un problema, ya que seguramente tenga que pasar por el cargador antes de acabar el día. Algo lógico cuando hablamos de un móvil pequeño.

Sin embargo, para un usuario moderado, diría que la autonomía está bastante bien, y podremos llegar al final del día si no abusamos de jugar o de grabar todo el tiempo vídeo en 4K.

Lo que me parece lamentable, de nuevo, es la carga rápida de 25W, algo que lo coloca claramente por debajo de otros rivales del mercado, y que Samsung debe mejorar. También tenemos carga inalámbrica y carga inalámbrica inversa.

PANTALLA: tamaño pequeño, excelente calidad

Las buenas noticias siguen con la pantalla de este Galaxy S23. En este caso la diagonal baja hasta las 6,1 pulgadas, con lo cual es perfecto para los que buscan una pantalla no demasiado grande. Contamos con tecnología AMOLED, resolución FullHD+, hasta 120Hz de tasa de refresco y un brillo pico de 1.750 nits.

La verdad es que la pantalla se ve increíble, y posiblemente sea idéntica a la del S23 Plus, pero en menos tamaño. Los ángulos de visión me han gustado mucho, así como la interpretación del color y el nivel de brillo.

También podemos calibrarla en los ajustes, por si queremos elegir un modo con los colores más apagados, u optar por la calibración más saturada que incluye Samsung de fábrica.

AUDIO: peor que sus hermanos mayores, aunque no está mal

Tener un móvil más pequeño implica sacrificar elementos como el sonido, ya que tenemos menos sitio para albergar unos buenos altavoces. En este caso contamos con un sistema de doble altavoz estéreo y la inclusión de Dolby Athmos.

Esto nos otorga una calidad de sonido que no está nada mal, pero que se queda por debajo de la rotundidad que tiene el S23 Ultra o el Plus, por ejemplo. Te recomiendo, claramente, activar Dolby Athmos, ya que la calidad mejora notablemente, incluso con auriculares.

SOFTWARE: excelente ecosistema, en formato pequeño

Ya te he hablado muchas veces del excelente software que está haciendo Samsung en los últimos tiempos. En este caso contamos con Android 13 y One UI 5.1 en el Galaxy S23. Y eso es garantía de calidad.

La interfaz es coherente y bastante bien diseñada, y el comportamiento de la capa de personalización es extremadamente bueno. Todo va fluido, sin lags ni ningún tipo de funcionamiento extraño que nos reste experiencia de usuario.

Y lo mejor de todo es que contamos con un ecosistema como ningún otro en Android. Todo esto te lo cuento en este post sobre One UI que quizás debas conocer para saber más detalles.

CÁMARAS: mismo resultado que el Plus

Si viste la review del S23 Plus, el apartado fotográfico te va a resultar familiar, ya que contamos con la misma configuración de cámaras:

  • Principal: 50 megapíxeles
  • Gran angular: 12 megapíxeles
  • Teleobjetivo 3X: 10 megapíxeles

Esto, evidentemente, nos otorga un resultado prácticamente idéntico.

En el sensor principal observamos un muy buen resultado, pero claramente queda por debajo del S23 Ultra, por ejemplo. Las fotos están bastante bien, con un buen HDR y nivel de detalle, pero nos recuerdan a generaciones pasadas de Samsung. Son muy buenas, pero no sorprenden.

De noche, el control de las altas luces me ha parecido muy bueno, así como el poco ruido. Sin embargo, quizás podríamos esperar un mejor nivel de detalle y precisión de las fotos, como debería ser lo normal por este precio.

El gran angular es claramente el peor sensor de los tres, y para mí no es digno de un móvil tan caro. Vemos cómo Samsung hace buen trabajo con el HDR, pero si las condiciones lumínicas empiezan a ser complicadas, aparece la distorsión en las esquinas y tenemos un claro descenso del nivel de detalle.

Y en cuanto al teleobjetivo, tenemos un resultado que no está mal, pero aquí no tenemos un resultado tan asombroso como en el S23 Ultra. Las fotos que obtenemos son buenas, y me parece un sensor increíble para fotografía de arquitectura por ejemplo, pero echo en falta más evolución en general.

SELFIE: siguen las buenas noticias

Para la cámara delantera, al igual que el S23 Plus, contamos con un sensor de 12 megapíxeles que me ha convencido bastante. Tenemos unas fotos de bastante calidad, con mucho nivel de detalle y una muy buena interpretación de las pieles.

Pero, aparte de las buenas fotos, lo que más me gusta es el vídeo 4K 60fps que tenemos con esta cámara delantera, siendo sin duda de los mejores del mercado, como ya pudimos ver en el S23 Plus o incluso en el Ultra. Aquí Samsung se diferencia claramente respecto a otros competidores, y eso es importante en la era de las redes sociales y el vídeo en vertical.

VÍDEO: de los mejores móviles compactos para grabar

Samsung siempre nos da un muy buen resultado en el vídeo, y en este Galaxy S23 no es diferente, al igual que pasó en el Plus. Podemos grabar hasta 8K 30fps, pero me interesa sobre todo la excelente grabación en 4K 60fps.El vídeo está extremadamente bien estabilizado, y el resultado en sí me ha encantado.

Diría que queda ligeramente por debajo del S23 Ultra, pero la calidad está fuera de toda duda. Es de esos móviles con los que apetece grabar en todo momento.

CONCLUSIONES: no es perfecto, pero es una compra a considerar

Ya te he contado lo bueno y lo malo del Samsung Galaxy S23, pero ahora toca el turno de las conclusiones. Antes, debes saber que el precio oficial de partida es de 959€, una cifra bastante alta pero lejos de la locura de precios del S23 Ultra, por ejemplo.

Si buscabas un móvil pequeño, muy equilibrado y con un software y ecosistema maduros y casi sin competencia en Android, este Galaxy S23 es una opción increíblemente buena y recomendable.

Sin embargo, espero que para la próxima generación Samsung mejore ciertos apartados, como la carga rápida y el resultado fotográfico, principalmente en los sensores auxiliares. Si hacen esto, va a ser aún más complicado competir con este pequeño de la casa.

Móviles Samsung MÁS VENDIDOS en Amazon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *