Que Samsung es un referente en el terreno de los móviles plegables es una obviedad, ya que fueron los primeros en abrir camino y siguen apostando fuerte por este tipo de dispositivos, que a mí personalmente me encantan.

La apuesta fuerte de los fabricantes parece ser el formato plegable tipo concha, y Samsung quiere ser el mejor con este Z Flip 5. No obstante, pese a que hay una mejora, sigue habiendo algunos aspectos que suscitan dudas y que posiblemente sean mejorables.

Te lo voy a contar todo en esta review, aunque si no quieres leer el post completo, por aquí tienes el análisis en vídeo en el canal👇🏻

ESPECIFICACIONES Samsung Galaxy Z Flip 5

DIMENSIONESPlegado: 71,9 x 85,1 x 15,1 mm
Abierto: 71,9 x 165,1 x 6,9 mm
187 gramos

Colores: gris, beige, lavanda
y verde menta
HARDWAREQualcomm Snapdragon 8 Gen 2
8GB RAM
256/512GB almacenamiento
BATERÍA3.700mAh
25W carga rápida
Carga inalámbrica
Carga inalámbrica inversa
CONECTIVIDAD5G
NFC
Wifi 6E
Bluetooth 5.3
GPS
PANTALLA EXTERNASuper AMOLED 3,4 pulgadas
748×720 píxeles
60Hz
PANTALLA INTERNADynamic AMOLED 2X 6,7 pulgadas
FullHD+
LTPO 1-120Hz
Formato 22:9
1.750 nits pico brillo
SOFTWAREAndroid 13 + OneUI 5.1
AUDIODoble altavoz estéreo
CÁMARAS TRASERASPrincipal: 12mp OIS
Gran angular: 12mp
CÁMARA FRONTAL10mp
VÍDEOHasta 4K 60fps
EXTRASLector de huellas en el lateral 
IPX8
Reconocimiento facial

DISEÑO: ahora es mejor, pero sigue sin ser perfecto

La clara asignatura pendiente que tenía Samsung en su Z Flip 4 era el diseño, ya que tenía aspectos peores que sus rivales, como el cierre de la bisagra o el exagerado pliegue de la pantalla interna. Y por suerte se han solucionado estos problemas, aunque parcialmente…

A primera vista el diseño es casi idéntico en este Z Flip 5, pero obviamente llama la atención, en primer lugar, la enorme pantalla externa, que es la gran novedad. Después te comento cuál ha sido la experiencia con ella.

El resto no cambia en absoluto, salvo la inclusión de una nueva bisagra tipo gota de agua que soluciona el problema del pliegue que teníamos en generaciones anteriores: ahora es totalmente cerrado y no hay ningún hueco, como pasaba en el Flip 4.

Aparte de esto, el mecanismo de la bisagra me ha parecido de los mejores. Es robusto, fiable, de calidad y no da la sensación de que se vaya a romper en ningún momento. Samsung ha invertido, según nos dicen, bastante dinero en esta nueva bisagra, ya que era necesario solucionar los problemas del pasado.

Pero cuando lo abrimos comienzan esas imperfecciones que no se han solucionado del todo. Para empezar, el terminal no se abre al 100%, es decir, no tenemos un ángulo de 180º perfecto. Es un detalle menor, pero convenía destacarlo.

Aunque sin duda, lo que más llama la atención es el pliegue de la pantalla interna. Se nota menos, pero se sigue notando bastante más que otros rivales como el OPPO Find N2 Flip. Para mí, es claramente el punto donde Samsung debería haber mejorado más, junto con la mencionada bisagra.

Evidentemente no es algo que moleste de forma acusada en el día a día, pero el pliegue se nota al pasar el dedo (y por el formato vas a pasarlo por ahí muchas veces), y lo vemos también a poco que inclinamos el móvil. Insisto en que no me resulta algo imposible en el día a día, pero llama la atención que siga ahí de forma tan acusada.

Por lo demás, la fabricación y la calidad de materiales son indiscutibles. Tenemos un terminal que se siente muy premium en mano y que está a la altura de lo que se espera. Contamos, por fin, con certificación al agua IPX8, algo que se consigue gracias a esta nueva bisagra.

Por último, contamos con el lector de huellas en el lateral, cuyo funcionamiento es muy bueno, y por supuesto tenemos reconocimiento facial tanto en la pantalla interna como en la externa. Funciona bien y es eficiente, sin llegar a ser una locura.

HARDWARE: rendimiento excelente, pero se calienta

Sobre el papel, el hardware del Z Flip 5 lo sitúa entre los mejores de la gama alta. Tenemos el Snapdragon 8 Gen 2 como procesador, acompañado de 8GB de RAM y 256 o 512GB de almacenamiento.

Esto nos garantiza un rendimiento excelente. Es un procesador que le sienta genial y que nos asegura un muy buen funcionamiento en tareas del día a día y en otras tan exigentes como la edición de vídeo o juegos de alta capacidad gráfica. No es quizás el mejor móvil para un gamer, pero podemos jugar sin problema.

El único problema notable es el calentamiento. Al rato de estar usando el Flip 5, notamos cómo sube la temperatura, sobre todo en la parte superior del dispositivo. Seguramente por el factor de forma resulta difícil gestionar el calor y la refrigeración es peor.

No es que sea un problema grave, pero evidentemente creo que deberían mejorarlo para próximas generaciones, porque es uno de esos detalles que mejora o empeora la experiencia de usuario.

BATERÍA: mejor de lo esperado, pero necesitamos más evolución

Para la batería de este Z Flip 5 no ha habido cambios, ya que seguimos teniendo 3.700mAh. Los plegables tipo concha normalmente sufren un recorte en autonomía, pero hay otros rivales con más capacidad de batería, con lo cual Samsung se queda atrás en este caso.

Aunque, lejos de lo que pueda parecer, la autonomía no me ha parecido mala, ni mucho menos. No es un terminal pensado para usuarios intensivos, pero si haces un uso moderado, llegar al final del día no es un problema. Esto seguramente es gracias al procesador tan eficiente que incluye, junto con la optimización del sistema.

Lo que sigue siendo insuficiente es la carga rápida, que se queda solo en 25W, y sin cargador incluido. Es sin duda un punto negativo, sobre todo teniendo en cuenta el precio del dispositivo. Al menos contamos con carga inalámbrica y carga inalámbrica inversa.

PANTALLA EXTERIOR: el gran cambio de este Flip 5 es todo un acierto

Le hacía falta ya: el Z Flip 5 necesitaba contar con una pantalla externa más grande, para estar a la altura de sus rivales directos. Y Samsung creo que ha incluido una solución casi perfecta y que realmente aporta valor.

Tenemos una pantalla exterior de 3,4 pulgadas y una tasa de refresco de 60Hz, en mi opinión más que suficiente para que no perjudique a la autonomía. Creo sinceramente que el tamaño y el formato la hacen ideal para usarla más de lo que pudiera parecer al principio.

De fábrica, los usos de esta pantalla son varios. Podemos ver notificaciones, ideal para no tener que abrir el móvil cada vez que nos llega un aviso. Esto era posible en la pantalla pequeña de la generación anterior, pero ahora es mucho más cómodo.

Por otro lado, podemos acceder a múltiples widgets que están optimizados para la pantalla externa. Hay un calendario, el tiempo, cronómetro, temporizador… las opciones son variadas y podemos añadir o quitar estos widgets desde los ajustes.

Por supuesto, podemos personalizar la pantalla principal con diferentes plantillas en las que podemos ver indicadores de notificaciones, nivel de batería, reloj, imágenes personalizadas… Las opciones son bastantes y hacen que personalizar esta pantalla externa sea muy entretenido.

También existe la opción de usar apps optimizadas para esta pantalla, como es el caso de YouTube, Google Maps y Mensajes. La interfaz está modificada para que aproveche bien este formato y realmente resulta más cómodo de lo que parece, especialmente en el caso de Google Maps.

Aunque si te estás preguntando si podemos usar cualquier app en esta pantalla externa, la respuesta es que sí. Por defecto no tenemos la opción, pero gracias a un módulo disponible en la app Good Luck de Samsung, podemos desbloquear esta posibilidad y usar cualquier aplicación en esta pantalla.

Y el caso es que le he dado muchísimo uso. No, no está pensada para escribir grandes mensajes ni correos electrónicos completos, ni tampoco para navegar durante un buen rato. Pero me ha resultado muy útil para consultar algo puntual, escribir algún mensaje o incluso mirar mi app del banco para algo determinado.

Por supuesto, podemos controlar la cámara desde esta pantalla externa, y es un gustazo poder hacernos fotos o vídeos con los sensores principales gracias a la pantalla. Desde la misma podemos cambiar entre foto y vídeo o entre ambos sensores traseros.

Ojalá Samsung incorpore más apps optimizadas en el futuro para esta pantalla, ya que sinceramente creo que se le puede sacar más partido del que parece en un primer momento.

PANTALLA INTERNA: pocos cambios, pero mucha calidad (con permiso del pliegue)

Si la pantalla externa ha sido una revolución, la pantalla interna ha sufrido muy poquitos cambios. Seguimos teniendo un panel de 6,7 pulgadas, FullHD+, 120Hz y un formato 22:9. Lo que cambia es el pico de brillo, que llega ahora hasta los 1.750 nits.

La pantalla me ha parecido muy buena, como el año pasado. Tenemos una buena interpretación del color y es un panel de calidad para el precio. Aunque es cierto que a veces el brillo máximo en exteriores me ha parecido un poco bajo, pero por comentar algún detalle.

El formato tan panorámico es interesante desde el punto de vista de la ergonomía, pero no lo es tanto cuando queremos consumir contenido multimedia. Tenemos que pagar el precio de ver dos franjas negras gigantes a los lados, o de perder mucho contenido si ampliamos el vídeo. Entiendo que por el factor de forma es el peaje que nos toca pagar.

Lejos de esto, lo que no podemos pasar por alto es el pliegue de dicha pantalla. Se nota algo menos, pero se sigue notando más que otros rivales. En el día a día no es algo que moleste, pero está ahí y se hace muy evidente a nada que inclinamos el terminal.

Por supuesto, por el formato de este Z Flip 5, estamos constantemente tocando el pliegue de la pantalla cuando hacemos scroll. A mí personalmente no me molesta, pero seguramente habrá personas que no soporten tener algo así en la pantalla.

AUDIO: sin cambios, aunque sigue cumpliendo

Para el sonido de este Z Flip 5 no tenemos ningún tipo de novedad. Seguimos contando con un doble altavoz estéreo y la presencia de Dolby Athmos.

El caso es que se escucha bastante bien, sin ser una locura, pero sinceramente es un audio que dejará satisfechos a muchos usuarios y que está bastante bien teniendo en cuenta la delgadez del dispositivo y el tipo de factor forma del que estamos hablando.

SOFTWARE: posiblemente el mejor en este apartado

Este Z Flip 5 tendrá muchos apartados negativos, pero el software no será uno de ellos. Contamos con Android 13 y OneUI 5.1, para mí una de las mejores capas de personalización actualmente en Android.

Esto nos hace disfrutar de ciertas bondades como el famoso ecosistema de Samsung, así como un diseño muy cuidado y unas funcionalidades bastante interesantes. Aquí es un punto fuerte para competir con otros rivales.

Como funcionalidades específicas para este Flip 5 no he encontrado muchas más novedades respecto a lo que ya teníamos. El Modo Flex sigue existiendo, para poder partir la pantalla en dos al plegarlo parcialmente en ciertas aplicaciones. Me ha resultado útil para la cámara, pero salvo esto, no lo he usado mucho.

Por supuesto, tenemos todo lo relacionado con la pantalla externa, que ya te he comentado. Me ha parecido que está muy bien implementado y que realmente aporta valor para complementar la pantalla principal.

CÁMARAS: va tocando ya una mejora importante

Si esperabas sorpresas en el apartado fotográfico, siento decirte que tenemos más de lo mismo. Samsung lleva ya varios años sin cambiar sus sensores de cámara en los Z Flip, y en este caso encontramos lo que ya tenía la generación anterior.

Tenemos en la parte exterior dos sensores: principal de 12mp y gran angular de 12mp. Son exactamente los mismos que en el Z Flip 4, por lo cual el resultado no va a variar prácticamente nada.

Con el sensor principal las fotos son bastante buenas, aunque nos recuerda a años anteriores de Samsung. Tenemos la saturación notablemente elevada, aunque por otro lado el HDR es bastante bueno y el nivel de detalle es correcto. De noche no me ha parecido una locura, pero aguanta el tipo y acierta en el balance de blancos.

El gran angular sí que es un drama por el precio. Tenemos claramente una bajada del nivel de detalle y mucha distorsión en las esquinas. Hay terminales más baratos en el mercado con un mejor gran angular. Entendemos que hablamos de un plegable, pero necesita una mejora urgente.

VÍDEO: Samsung siempre acierta, aunque no es el mejor

Cuando hablamos de Samsung tenemos que mencionar el vídeo tan bueno que consigue casi siempre. En este caso tenemos hasta 4K 60fps para este Flip 5, y el caso es que en general me ha gustado.

Tenemos un vídeo de bastante calidad y buena estabilización, pero se queda claramente por debajo de la propia gama alta de Samsung. Nuevamente nos recuerda mucho a lo que hacía la firma surcoreana hace algunos años.

Aquí cabe mencionar que el formato plegable nos ayuda a grabarnos vídeo a nosotros mismos usando la pantalla externa, lo cual es muy cómodo y nos evita tener que usar la cámara selfie, que en general es peor que las principales.

SELFIE: no está mal, pero no lo uses

En este Z Flip 5 tenemos obviamente una cámara selfie que se encuentra en la pantalla interna, y cuya resolución es de 10 megapíxeles. Otro sensor que tampoco ha cambiado en bastante tiempo.

La calidad me ha parecido correcta, así como la grabación de vídeo en 4K 60fps. Pero sinceramente te recomiendo usar la pantalla externa para hacerte selfies con los sensores principales. Tiene mucho sentido en un plegable y el tamaño de la pantalla exterior este año sí ayuda mucho a que todo salga perfectamente en la foto.

CONCLUSIONES: es recomendable, pero tiene que mejorar mucho

El Galaxy Z Flip 5 me ha gustado en general, pero evidentemente tiene puntos mejorables que debemos comentar. Aunque antes hay que mencionar su precio: 1.209€.

Por lo que cuesta, evidentemente tenemos opciones infinitamente mejores en el mercado, incluso dentro de la propia Samsung, como el S23 Plus y el S23 Ultra. Pero, lógicamente, esto es un plegable y tenemos que entender que hablamos de otro tipo de producto y que, de momento, hay sacrificios que hacer para conseguir este formato.

Sinceramente cómprate este Z Flip 5 si buscas un plegable tipo concha, ya que no me parece el mejor en muchos aspectos, pero Samsung lo ha hecho genial con el diseño y el software. Debes saber a lo que renuncias y lo que obtienes con este terminal.

En cambio, esto no quita que Samsung deba mejorar varias cosas para tener el mejor plegable tipo concha: el pliegue de la pantalla, la batería y unas mejores cámaras son los puntos críticos que espero que mejoren en su próxima generación.

Un comentario sobre “Samsung Galaxy Z Flip 5, análisis: ha mejorado, pero le exigimos más”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *