Realme 11 Pro: ¿más RECOMENDABLE que el Plus?

hace 7 meses · Actualizado hace 7 meses

La gama media de Realme este año ha levantado mucha polémica, y es algo muy raro en una marca que suele acertar por conseguir sacar muy buenos teléfonos con relación calidad-precio.

En la review del Realme 11 Pro Plus ya te comenté que quizás era poco recomendable, ya que tenía un precio algo elevado y no nos ofrecía una experiencia a la altura de lo que vamos a pagar. Por eso, en este caso le toca el turno al Realme 11 Pro, que veremos si es más recomendable al ser más barato.

Te voy a contar lo bueno y lo malo de este móvil que quiere triunfar en el territorio de los 300€ y que te diré claramente si lo recomiendo o no. Si no quieres leer todo el post, por aquí tienes la review en vídeo 😉👇

ESPECIFICACIONES Realme 11 Pro

DIMENSIONES161,6 x 73,9 x 8,7 mm
191 gramos
HARDWAREMediaTek Dimensity 7050
8/12GB RAM
256/512GB almacenamiento
BATERÍA5.000mAh
67W carga rápida
CONECTIVIDAD5G
NFC
Wi-Fi 6
Bluetooth 5.2
GPS, GLONASS, GALILEO
PANTALLA6,7 pulgadas AMOLED
FullHD+
120Hz
Brillo pico 950 nits
SOFTWAREAndroid 13 + Realme 4.0
AUDIODoble altavoz estéreo + Dolby Athmos
CÁMARAS TRASERASPrincipal: 100 megapíxeles

Macro: 2 megapíxeles
CÁMARA FRONTAL16 mp
VÍDEO4K 30fps
EXTRASLector de huellas bajo pantalla  
Reconocimiento facial

DISEÑO: por debajo del Plus, pero no está mal

El diseño fue una de las cosas que más me gustaron del Realme 11 Pro Plus. En este caso, el Realme 11 Pro no es tan premium, pero sinceramente creo que no les ha quedado mal.

El peso es similar, 191 gramos, y las sensaciones en mano siguen siendo muy buena desde el punto de vista de la ergonomía. En este caso no encontramos nada de cuero vegano, pero tenemos un plástico de bastante calidad, especialmente en la trasera, que tiene un acabado bastante suave y agradable.

En esta misma parte trasera encontramos al protagonista, que es el enorme módulo de cámaras. No sobresale en exceso ni resulta molesto en el día a día, pero es evidente que atrae las miradas. Luego veremos si también consigue convencernos en el apartado fotográfico.

Pasando al frontal, encontramos la pantalla, bastante generosa, que aprovecha bastante bien los márgenes y que tiene una ligera curva. Por supuesto, tenemos agujero con reconocimiento facial y lector de huellas bajo el panel. Ambos métodos de desbloqueo funcionan muy bien y muy rápido, algo ya clásico en Realme.

Como ves, es un diseño que sigue la línea de toda la gama Realme 11, pero que renuncia a algunos toques premium que tiene el Plus. No obstante, creo que es acertado y nos ofrece una buena experiencia por este precio.

RENDIMIENTO: mismas dificultades que en el Plus

En el hardware este Realme 11 Pro Plus es prácticamente idéntico al Plus, con algunos matices en almacenamiento y RAM. Como procesador contamos nuevamente con el MediaTek Dimensity 7050, un chip de gama media que ya hemos visto en varios terminales.

Y el caso es que el rendimiento vuelve a ser el mismo que en el Plus. Tenemos un comportamiento bueno en tareas del día a día y en apps poco exigentes como redes sociales, navegación web y similares. Sin embargo, no es ni mucho menos un móvil pensado para jugar de forma intensiva.

Si queremos hacer tareas más exigentes podremos, pero hasta cierto punto. De hecho, he notado algo de lag cuando hay algún tipo de proceso en segundo plano, o incluso falta de optimización en momentos muy puntuales. Quizás se pueda solucionar con actualizaciones, pero no he notado la fluidez a la que nos tiene acostumbrados Realme.

BATERÍA: una autonomía que cumple sin problema

Al igual que el Plus, este Realme 11 Pro cuenta con 5.000mAh de batería. La diferencia radica en la carga rápida, que se queda en 67W, por los 100W que tiene su hermano mayor. Aún así, es más que suficiente por el precio.

La autonomía es exactamente igual, y eso son buenas noticias. Si eres un usuario exigente, vas a poder llegar al final del día sin problemas. Es una batería que aguanta bastante, y esto quizás habla bastante bien de la eficiencia del procesador.

Si eres un usuario más moderado, vas a poder sobrepasar el día de uso casi sin problemas. Lo mejor es que los 67W de carga rápida nos aseguran tener el móvil cargado de 0 a 100% en unos 40 minutos como máximo, lo cual está genial para este rango de precio.

PANTALLA: un punto muy positivo para el precio

En términos de pantalla, este Realme 11 Pro también es idéntico al Plus. Tenemos un panel de 6,7" AMOLED, FullHD+ y 120Hz de tasa de refresco. Y en general debo decir que es una pantalla que me ha gustado.

Tenemos una muy buena interpretación del color en general, e incluso podemos calibrarla. Los ángulos de visión también son correctos, y podemos decir que es una pantalla que cumple sin problema para el precio que vamos a pagar.

Quizás su punto más débil sea el brillo en condiciones de luz solar directa. Si estamos en la calle y hay mucha luz, es posible que os resulte complicado visualizar el contenido de la pantalla. Quizás es algo que Realme debería mejorar en futuras versiones.

AUDIO: no está nada mal por el precio

Para el apartado del audio de este Realme 11 Pro tenemos un doble altavoz con Dolby Athmos, igual que su hermano mayor. Y el caso es que la experiencia auditiva es muy similar, y eso son buenas noticias.

Tenemos un volumen muy alto, así que es perfecto por si te gusta escuchar música directamente en tu móvil. Y la calidad no está mal, si bien es evidentemente mejorable. Desearía una mayor presencia de frecuencias bajas, pero lógicamente es complicado pedir más por este precio.

SOFTWARE: el mismo problema que el Plus

En este Realme 11 Pro tenemos también Android 13 y Realme UI 4.0, una versión de la capa de personalización de la que te he hablado en muchas ocasiones y que no trae ninguna novedad destacable.

En general es una capa muy parecida a ColorOS y que funciona bastante bien. Tenemos bastantes opciones de personalización, y si bien no es mi favorita, en general es coherente y nos ofrece un buen apartado visual.

Sin embargo, seguimos contando con el mismo problema que ya vimos en el Plus: una cantidad exagerada de bloatware. Cuando configuramos el móvil por primera vez nos sorprende la cantidad de apps y juegos que vienen preinstalados de serie.

Esto es lo de siempre. Entendemos que Realme recibe ingresos a cambio de incluir estas apps, pero es realmente molesto para el usuario, al menos cuando comienza a usar el terminal. Por suerte, podemos desinstalar la mayoría de estas apps, pero es algo que desearía no tener que hacer.

CÁMARAS: un solo sensor útil, aunque no es mala decisión

El aspecto fotográfico de este Realme 11 Pro tiene un resumen muy sencillo: tenemos un sensor principal de 100 megapíxeles, que será el único destacable, ya que el segundo sensor es un testimonial macro de 2 megapíxeles.

En este caso hay diferencias con el Plus, ya que el sensor principal baja su resolución, y no contamos con un gran angular. Es una decisión enfocada claramente a diferenciar a estos dos móviles que son muy parecidos.

Centrándonos en el resultado fotográfico, debo decir que estoy más satisfecho de lo que esperaba con este sensor principal. Consigue fotos de una calidad muy aceptable para el precio. Vemos cómo el nivel de detalle no está mal, la interpretación del color es correcta y el HDR está bastante conseguido.

Si nos vamos a escenarios más complicado, como interiores y de noche, la calidad baja lógicamente. Sin embargo, no me ha parecido un resultado dramático. Esperaba algo peor, pero este sensor ha demostrado ser mejor de lo que parecía.

SELFIE: un resultado correcto

La cámara delantera del Realme 11 Pro también sufre cambios respecto al Plus, ya que tenemos un sensor de 16 megapíxeles, por los 32mp que incluye su hermano mayor.

Pero sinceramente no he notado demasiadas diferencias. Tenemos un selfie que es correcto, sin más. La calidad es aceptable, con un HDR correcto, pero echando en falta algo más de detalle en las pieles y en las texturas.

Evidentemente, nada de grabar en 4K con esta cámara delantera. Solo podremos hacerlo en 1080p 30fps.

VÍDEO: la gran asignatura pendiente de Realme

Si en la gama alta Realme no destaca especialmente por su alta calidad en vídeo, en este Realme 11 Pro pasa exactamente igual, pero de forma más acusada al tratarse de un móvil bastante más económico.

Podemos grabar a un máximo de 4K 30fps, y la calidad en general no está mal, siempre y cuando las condiciones de luz acompañen. Sin embargo, la estabilización es prácticamente inexistente, salvo que activemos el modo ultraestabilización, que nos obliga a bajar la resolución a 1080p.

Sinceramente, no le pido un vídeo espectacular por este precio, pero creo que hay rivales que resuelven mejor este apartado. Realme debe enfocarse en mejorarlo para sus próximos terminales.

CONCLUSIONES: algo más recomendable que el Plus, pero con matices

Este Realme 11 Pro tiene un punto a su favor respecto a su hermano mayor: el precio, que se sitúa en 339,99€. Es claramente más barato que el Plus, lo que a priori le facilita bastante más las cosas para competir en el mercado.

Y ciertamente me parece una compra más sensata. Renunciamos a un diseño más premium y a algunos detalles más, pero honestamente el Plus no me parece un paso adelante tan claro como para pagar la diferencia de precio.

No obstante, este Realme 11 Pro también lo va a tener difícil para competir con ciertos rivales, ya que es una gama de precio muy complicada, con rivales que le mejoran en ciertos apartados.

Móviles Realme MÁS VENDIDOS en Amazon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir