POCO quiere tener el mejor gama alta barato de este 2022, y para ello llegan con una apuesta increíble: el POCO F4 GT. La firma china en este caso apuesta por el apartado gaming, diferenciándose de otros terminales del mismo precio y apostando todo al rendimiento bruto. Ya te adelanto que va sobrado de potencia, pero no se libra de tener apartados negativos, especialmente uno.

En este análisis te voy a contar cada uno de los apartados de este terminal tan interesante, para que sepas lo mejor y lo peor y decidas si merece la pena comprarlo o no. Todo desde mi experiencia personal tras varias semanas probándolo a fondo y buscando los puntos positivos y negativos. De todos modos, si te da un poco de pereza leer este post, te dejo la review del POCO F4 GT en vídeo justo aquí 👇

 

ESPECIFICACIONES del POCO F4 GT

DIMENSIONES 162,5 x 76,7 x 8,5mm

210g

HARDWARE Snapdragon 8 Gen 1

8/12 GB RAM

128/256GB memoria UFS 3.1

BATERÍA 4.700mAh + 120W carga rápida (cargador incluido)
CONECTIVIDAD 5G, WiFi6+, BT 5.2, GPS, NFC…
PANTALLA 6,67″ AMOLED FullHD+ 120Hz tasa refresco

480Hz muestreo táctil

DCI-P3 / sRGB

Gorilla Glass Victus

AUDIO Doble altavoz estéreo firmado por JBL / Dolby Athmos
CÁMARAS TRASERAS 64mp Sony IMX686

Gran angular 8mp

Macro 2mp

CÁMARA FRONTAL 20mp
VÍDEO Hasta 4K 60fps
EXTRAS Gatillos magnéticos

Luz LED trasera

USB-C

Cable en forma de C para cargar

Lector de huellas en el lateral

 

DISEÑO: Estética gaming y detalles curiosos

El diseño es lo primero que salta a la vista cuando tenemos este POCO en nuestras manos. Notamos claramente el cambio de estética respecto a sus antecesores, y eso puede ser bueno o malo, dependiendo del usuario. Al menos no han optado por la estética gaming «extrema», lo cual personalmente agradezco.

POCO ha elegido el vidrio y el metal para este F4 GT, y eso es sinónimo de sensación premium. En mano se siente realmente increíble y nada que envidiar a la gama más alta del mercado. Con un peso de 210 gramos, no es precisamente ligero, pero tampoco se me ha hecho insoportable de llevar (como el Xiaomi Mi 11 Ultra por ejemplo).

Tenemos elementos diferenciales y muy interesantes en este diseño, pero antes de eso también merece la pena destacar el reconocimiento facial y el lector de huellas. Ambos funcionan increíble y no he tenido ningún problema. Destacar que el lector de huellas se encuentra en el lateral, algo que para muchos puede ser un inconveniente.

Pero sin duda, lo más llamativo de este diseño es la inclusión de elementos gaming bastante curiosos, como por ejemplo los dos gatillos magnéticos. Ambos se pueden ocultar con una pestaña, lo cual lo hace muy cómodo si no queremos usarlos. Aunque si los dejamos al descubierto, no resultan molestos. Estos gatillos nos servirán lógicamente para jugar, pero también los podemos personalizar para que hagan funciones concretas: abrir la cámara, encender la linterna, hacer una captura de pantalla… Esto me ha encantado, y es un ejemplo de cómo aprovechar una botonera extra.

Luego también tenemos otros elementos como la inclusión de luces LED en la parte trasera, en el módulo de cámaras. Se trata de una luz personalizable que funciona como LED de notificaciones, por si queremos dejar el teléfono hacia abajo y poder ver si tenemos nuevos avisos. También puede iluminarse cuando estamos cargando el terminal. Que por cierto, luego hablaremos de la DESCOMUNAL carga rápida de este POCO 😉

Como ves, un diseño de todo menos indiferente. Si quieres mi opinión, lo he encontrado bastante cómodo para jugar, pero algo más aparatoso a la hora de usarlo normalmente. Pero supongo que es el precio a pagar por tener esta estética y una pantalla tan generosa.

Un diseño muy gaming

PANTALLA y AUDIO: increíbles para jugar y consumir contenido

Empezando ya con algunos apartados multimedia, debemos hablar de la pantalla. A ver… lo cierto es que tenemos muy buen panel, pero esperaba algo más, sobre todo por el precio y por el nicho al que va enfocado. Aún así, creo que la mayoría de usuarios estarán satisfechos con el resultado.

Tenemos un panel grande de 6,67 pulgadas, AMOLED, resolución FullHD+ y una tasa de refresco de 120Hz, aunque no son adaptables, con lo cual es una pantalla algo menos eficiente energéticamente. De todos modos, se nota el salto respecto al POCO F3.

La reproducción del color no está nada mal, aunque quizás algo saturada de fábrica. Afortunadamente podemos calibrarla en Ajustes, con perfiles de color distintos como DCI-P3 o sRGB. Ya será cuestión de cada uno, pero personalmente yo la he dejado tal cual venía de fábrica (supongo que ya no tengo ganas de pararme en estas cosas 🤣)

Eso sí, como punto negativo, echo en falta un poco más de brillo máximo, sobre todo para esas situaciones en las que utilizamos el teléfono en exteriores con mucho sol. No es dramático, pero hay rivales con más brillo a este precio.

Pasando al apartado del audio, aquí le doy un claro sobresaliente. Tenemos dos SUPER altavoces estéreo. En total, dos woofer y dos tweeter, lo cual nos otorga una calidad de sonido increíble, claramente mejor que la mayoría de rivales, y sin nada que envidiar a la gama premium. Sonido alto, claro y con muchos matices. Ideal para jugar, sin duda. Por cierto, los altavoces están firmados por JBL y son compatibles con Dolby Athmos.

Un frontal aprovechado y con gran pantalla

BATERÍA: una carga rápida de INFARTO

Vamos con el que posiblemente es uno de los puntos más positivos de este terminal: su batería. Y no tanto por su duración, sino por su carga (ultra) rápida. Tenemos 4.700mAh, una cifra suficiente, pero que tengo la sensación de que podría dar más de sí, y eso quizás tiene que ver con la optimización del sistema. Aún así, más que suficiente para casi cualquiera. Eso sí, a la que nos ponemos a jugar de forma intensiva, vemos cómo desciende dramáticamente.

La parte positiva está en su carga rápida. Tenemos la increíble cifra de 120W, lo cual lo pone directamente en el top de teléfonos con carga rápida de este año (a falta de las nuevas cargas rápidas de OPPO, Realme…). El resumen es muy rápido: cargamos el teléfono en ¡¡¡17 MINUTOS!!! Suponiendo, claro está, que no lo estamos usando en ese momento.

Pero es que la gente de POCO ha incluido el cargador directamente en la caja, e incluso trae un cable en forma de C, para que podamos cargarlo mientras jugamos. Si te preocupa hacer esto, la firma asegura que ha optimizado la carga para evitar sobrecalentamiento cuando jugamos. Si quieres mi opinión, te recomiendo cargarlo y después jugar. Con esta carga tan rápida, la espera no va a ser relevante.

Los 120W son una locura

SOFTWARE: MIUI está bien, pero quiero MÁS

No me voy a detener a hablar de MIUI mucho más tiempo del debido, porque seguramente ya conozcas esta capa de personalización. El caso es que en esta ocasión tenemos Android 12 y MIUI 13, aunque con POCO Launcher para diferenciarse (ligeramente) del propio Xiaomi.

La capa de Xiaomi se mueve a la perfección en este POCO F4 GT, y no era para menos. Tenemos un hardware muy puntero, y el rendimiento estaba asegurado. Muy buena fluidez para tareas del día a día, pero también para las más exigentes, como jugar o editar vídeo.

Por otro lado, tenemos muchísima personalización y la inclusión de aplicaciones propias como Game Turbo (después hablaremos de esto), gestor de archivos, limpiador del sistema y muchas más. La parte negativa es que también incluye algo de bloatware, pero son aplicaciones que podemos desinstalar fácilmente.

Pese a ser una capa de personalización sumamente completa y fluida, en ciertos momentos tengo la sensación de que es algo pesada y de que podría estar más optimizada. Supongo que será cuestión de que Xiaomi se ponga a trabajar en ello. Espero que siga su evolución y podamos tener experiencias tan perfectas como Oxygen OS o Color OS.

 

CÁMARAS: un punto débil, aunque no dramático

Ya has visto que, hasta ahora, todo sobre este POCO F4 GT es bastante positivo. Y como el precio final no es descabellado, evidentemente en algún sitio tenían que recortar. Y esto ha sido claramente en la fotografía, aunque deja que te explique claramente.

Este POCO cuenta con tres sensores en la parte trasera, en un módulo un tanto peculiar, como ya te he contado. El sensor principal es de 64 megapíxeles, el Sony IMX686. El gran angular es de 8mp y por último tenemos un sensor macro de 2mp (que me vas a permitir obviarlo, ya que es testimonial).

El resultado fotográfico es sencillo de explicar: con el sensor principal tenemos unas fotografías más que correctas en condiciones de buena luz, e incluso en interiores. Sin embargo, es una cámara digna de un teléfono más barato. A este POCO debemos exigirle más por lo que cuesta.  Y es que de noche vemos claramente un descenso de la calidad, así que os recomiendo utilizar el modo noche para rescatar nivel de detalle.

El gran angular evidentemente pierde bastante calidad respecto al sensor principal. Os recomiendo enormemente utilizarlo solo cuando las condiciones de luz sean óptimas. De noche, es prácticamente testimonial. Insisto, en algún lugar teníamos que recortar para mantener el precio que tenemos.

Por otro lado, en el apartado del vídeo tenemos un resultado muy parecido. Podemos grabar hasta 4K 60fps y la calidad es correcta, así como la estabilización. No nos encontramos ante el mejor vídeo del mercado ni mucho menos, pero en buenas condiciones de luz cumple sin problemas.

Si quieres ver el resultado fotográfico con ejemplos, te recomiendo echarle un vistazo a la review en YouTube 👍

Un módulo trasero único

RENDIMIENTO: la clave de este POCO F4 GT

He querido dejar el apartado del hardware y el rendimiento para el final porque, para mí, es la razón principal de compra de este POCO F4 GT. Como ya has visto, tenemos un móvil muy equilibrado, pero evidentemente el enfoque gaming tiene su razón de ser. Y no les ha salido nada mal…

Contamos con el procesador más potente del mercado, el Snapdragon 8 Gen 1 (el resto de especificaciones las tienes al principio del post). Esto, junto con los 12GB de RAM y la velocidad de la memoria interna, hace que estemos ante una apuesta ganadora en términos de rendimiento bruto. Y vaya si se mueve bien…

Este terminal puede con cualquier juego y tarea que queramos. Desde edición de vídeo en 4K hasta los juegos más exigentes del Play Store. Siempre vamos a estar seguros de que el rendimiento va a ser increíble, así que por eso no debes preocuparte. Sin embargo, no todo es perfecto…

Y es que este procesador se calienta… bastante. No es algo dramático, pero a nada que juguemos mucho y, además, haga un día de calor notable, vais a notar bastante el aumento de temperatura. No es escandaloso, pero se nota. Afortunadamente, he podido notar que llega un punto en el que ese calor se llega a controlar y no sube más. Quizás la refrigeración tiene algo que ver. Lo que está claro es que este procesador de Qualcomm no ha sido el mejor en términos de eficiencia.

Mención especial también al software dedicado para este apartado gaming. Tenemos Game Turbo, una aplicación propia con la que podemos controlar el rendimiento, la tasa de FPS, capturar la pantalla, configurar los gatillos… El típico software dedicado a juegos, pero que sin duda le sienta de maravilla a este POCO.

Los gatillos son diferenciales

¿Es RECOMENDABLE comprar este POCO F4 GT?

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla, aunque con matices: el POCO F4 GT es MUY recomendable, ya que obtenemos mucho por muy «POCO»😉. El precio de partida es de 599€ para la versión más básica, con lo cual se me antoja bastante adecuado para lo que obtenemos a cambio.

No obstante, debes tener en cuenta para quién va dirigido este terminal. El enfoque gaming no lo hace idóneo para usuarios que busquen un teléfono «normal», con una estética más tradicional. Y de igual modo, si buscas el mejor apartado fotográfico por este precio, claramente NO es tu compra. Hay opciones mejores en el mercado, como el Realme GT2 por ejemplo.

Y tú, ¿qué opinas? Deja un comentario 😎😎

 

 

 

3 comentarios en “POCO F4 GT: Rendimiento GAMING con un PROBLEMA”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *